La publicidad se caga en tu cabeza.

Un movimiento que está en contra de la existencia de la publicidad y se activa para hacerla desaparecer. Son acciones de guerrilla en publicidad exterior. Con un criterio firme y una posición bien armada para sustituir la publicidad por mensajes alternativos (una publicidad por otra (?)). No se puede ser condescendiente. Aquí tenéis más información.

Anuncios

46 comentarios sobre “La publicidad se caga en tu cabeza.

  1. Se os autores de ese libro pretendían acabar coa publicidade exterior, creo que o seu método é erróneo.
    Baixo o meu punto de vista, abrir unha marquesina que mostra por exemplo, un anuncio de Coca-Cola, co obxectivo de impedir a publicidade exterior desa empresa e que no seu lugar, se poña outro anuncio de que a publicidade se caga na nosa cabeza, ten o mesmo efecto que o que queren evitar. O mesmo ocorre se en lugar de quitar o anuncio, o pinto por encima e fago un graffiti que mostre, por exemplo, a miña ideoloxía. A xente estará vendo o que eu quero e pode ser que a miña idea se estenda entre a poboación.
    Mostran que son contrarios á publicidade coa mensaxe que mostran, pero aínda así están facéndoa e contradinse.

  2. Lo que más me llama la atención, es el hecho de que las empresas cambiasen el nombre de “propaganda” hacia “departamento de RRPP”. En un principio, pensé en una simple modernización del nombre para adecuarlo más a los tiempos, atribuyéndole un aspecto más técnico. Sin embargo, me he parado a pensar más detenidamente y creo que puede deberse a otro factor. La palabra “propaganda” no tiene precisamente buena fama, ¿cierto? Se usaba para referirse a la promoción que los ejércitos o regímenes internacionales hacían para exaltar su figura o para mancillar la imagen del enemigo. Una palabra con un matiz un tanto agresivo, cuanto menos. Por lo tanto, este cambio puede haberse debido a circunstancias tan banales como ésta, pero a la vez tan básicas y esenciales.

  3. Aunque me parecen interesantes los argumentos de este libro, criticando a la publicidad, por otra parte no entiendo su método. En lugar de sustituir una publicidad por otra en las marquesinas, por ejemplo, para mí lo lógico sería simplemente eliminar la publicidad, que es precisamente el objetivo del autor de este libro.
    De todas formas, si bien es cierto que la publicidad contamina el espacio y “se mete en nuestras cabezas”, en algunas ocasiones me parece correcto que se ocupen espacios públicos, sobre todo en mensajes de concienciación pública.

  4. Comparto que muchas veces la publicidad contamina nuestras cabezas pero me parece un mal necesario. Es cierto que no sólo se utiliza propagandísticamente sino también como control de la sociedad, pero de forma mucho más sutil y casi imperceptible.
    Aunque esté de acuerdo, en parte, con el fin, no creo que justifique los medios. La forma de lucha totalmente ilegítima que se defiende en el libro, hasta el punto de aportar imágenes de las herramientas necesarias para desomontar una marquesina, originaría problemas más graves del que pretende erradicar.

    1. que se está hablando nos interesa. Así que no considero que haya que eliminarla toda ni mucho menos de la manera que proponen, ya que están sustituyendo un anuncio por otro, y aunque utilicen frases para concienciar a la población, esto sigue siendo publidad. Bien es cierto, que la publicidad en muchos casos es engañosa, pero no por ello hay que erradicarla, sino intentar mejorarla.
      No sé qué pasó que no se mandó del todo y tuve que escribirlo de nuevo respondiendo a mi comentario.

  5. La propuesta que se comenta es un arma de doble filo. Como todas las cosas, se puede hacer un buen o mal uso. Por ejemplo, si se sustituye la publicidad que se coloca en un principio por otra hablando de ideologias, pensamientos y productos esta mal, dado que viene siendo lo mismo. La idea de decorar las calles con alguna fotografia dibujo y demás as siempre puede estar bien, podia estar creado por una comunidad del ayuntamiento que no pretenda dar nombres ni publicidad de algun tipo…. Pero ¿es real?o ¿una utopia? … Mensajes siempre estamoa dando y que sea un simple mensaje o propaganda tiene un hecho diferenciador… Pero ahora me pregunto ¿cual? . Vivimos siendo propaganda. Nosotros nos hemos convertido en objetos de continua “publicidad” dado una determinada imagen por las redes. ¿Cual es por tanto el fino hilo que brindaria una grieta para nuestra utopia de un mundo sin publicidad en la actualidad?

  6. Paréceme que esta campaña é bastante errónea. Creo que non ten moito sentido que o libro explique cómo se pode abrir a marquesina dunha parada de autobús para retirar un cartel, cando se colocaron carteis publicitarios deste libro neses mesmos espacios. Se o seu obxectivo é rematar coa publicidade, non terá moito éxito, xa que é algo que está moi interiorizado na sociedade e non creo que todo o mundo colla un chaleco reflectante e se poña a retirar publicidade das paradas de autobuses ou a pintar carteis con spray por enrriba. Baixo a miña opinión, non creo que debamos eliminar a publicidade: paréceme algo necesario.

  7. Me parece muy curioso el libro, y las ideas que defiende me parecen correctas. Es verdad que la publicidad es necesaria, ya que nos mantiene informados de los diferentes productos que podemos consumir, pero esta forma de información se está convirtiendo en una herramienta para manipular la cabeza de las personas. Influir en sus gustos y en sus decisiones a la hora de comprar es algo defendible por parte de las empresas, pero es cierto que esta función se está desviando a otra muy distinta como es el control social, y eso es lo que buscan principalmente las empresas con sus anuncios publicitarios, controlarnos.

  8. Tras ler o artigo adxunto só tiña na cabeza a idea de “propaganda contra a propaganda”. Os detractores da publicidade preséntana coma unha forma de control social, facendo referencia ás aportacións de S. Freud ou á súa antiga denominación para fundamentar o seu rexeitamento cara a esta. E sen embargo, propoñen unha resposta que, se ben diferente en contido, acho bastante semellante en forma. Algo así como: “eu estou en contra de que nos vendan X mensaxe, polo que che presento esta outra dicindo que vender X mensaxe está mal”. Unha pescada que morde a súa propia cola.

  9. A mi parecer, el libro en sí, tiene buena pinta. Creo que tenemos que conocer ambos puntos de vista en estas situaciones, aunque seamos partidarios de uno u otro lado.
    La publicidad es necesaria en nuestra vida y es algo cotidiano, pues vivimos rodeados de ella. Unos boicotean meetings políticos, otros conferencias y otros, como vemos, la publicidad. Son formas de llamar la atención. Quieren que se les reconozca y llegar a más y más gente, algo que el grupo francés “Les Déboulonneurs” quiere conseguir, que se les detenga para llegar a más y más gente. Unos defienden la publicidad y otros la atacan, pero en mi opinión, nunca podrán acabar con la publicidad.

  10. Sinceramente me parece completamente absurdo e innecesario que en el libro te enseñen a abrir una marquesina para retirar el contenido publicitario. La publicidad siempre ha recibido muchas críticas, bien por su mal gusto, por las estupideces que expresa y por la contaminación visual que produce…Pero también se hace necesario defenderla, la publicidad sostiene nuestro sistema económico. La publicidad competitiva de nuevos productos y empresas alimenta el “motor” de nuestra economía, fomenta el crecimiento económico y crea empleos en muchas industrias. En definitiva la publicidad es información para los consumidores, y con esta deciden que productos adquirir para la satisfacción de sus necesidades.

  11. Bastante curiosa la idea de querer acabar con la publicidad con más publicidad. Está claro que influye en nuestras vidas y en nuestros pensamientos, muchas veces de forma negativa y engañosa, pero, nos guste o no, es necesaria. No creo que sea la mejor forma de erradicarla, aunque tampoco creo que existan muchas otras; la publicidad está en todo cuanto nos rodea y cambiar esta realidad es prácticamente imposible. En mi opinión, hacer lo que criticas hace que pierdas toda la credibilidad que pudieses tener.

  12. Leyendo este artículo creo que es una batalla publicidad contra publicidad. Por un lado, la convencional y por otro el intento de publicitar un movimiento/libro..
    No entiendo ir contra la publicidad ya que es básica para el desarrollo de una sociedad pero tampoco entiendo defenderla a capa y espada porque tiene defectos como todo.
    Este movimiento me da la impresión de que es polémico y dice lo que quiere escuchar la gente contraria a la publicidad (que es abusiva..) y así ganan adeptos. Aún así su programa es flojo y no creo que sea suficiente para derrumbar al mundo de la publicidad.

  13. Sinceramente estoy de acuerdo con esta campaña, pues necesitamos medios que nos abran los ojos ante el poder que posee la publicidad en nuestras vidas. Con esto no quiero decir que se deba eliminar la publicidad, pues son muchos los que comen y trabajan gracias a ella, si no que debemos hacer un uso responsable y consciente de la misma. Estamos sometidos a un gran control publicitario que redirige nuestras preferencias hacia las grandes empresas y, en mi opinión, es preferible ver arte callejero en las marquesinas que un anuncio de CocaCola, ya tenemos suficiente con la publicidad en la televisión e internet. Quizás esta no sea la mejor forma para conseguirlo, además de un tanto hipócritas criticando la publicidad al mismo tiempo que te piden que desactives el Adblock en su página web,pero sí es un primer paso para acabar con el continuo bombardeo al que estamos sometidos a diario a través de todos los canales de comunicación posibles.

  14. La idea tan drástica del autor, la visión general y absoluta de que la publicidad es mala y nos come la cabeza a todos no creo que sea del todo acertada. Si bien es cierto que me encuentro de acuerdo en que alguna publicidad sí nos afecta psicológicamente y otra ensucia las calles, hay publicidad que sirve como método reivindicativo y colabora en la causa social. El ejemplo más claro de publicidad negativa son los anuncios de lotería de Navidad, si antes ya eran perjudiciales, ahora con todo el seguimiento que se hace de ellos y la expectación que se ha generado, es aún más perjudicial de lo que era. Estos anuncios en los que un señor pierde todo en la vida por no haber comprado ese papelito (acompañándolo luego de ese sentimiento tierno del amigo que piensa en él para endulzar el verdadero propósito) provoca un sentimiento de angustia en mucha gente. Tal vez no todo el mundo se sienta manipulado por estos anuncios, como el autor de este libro considera, pero sí hay miles de personas que se arruinan por culpa de la lotería, y anuncios como estos o como los de préstamo de dinero que atacan directamente a los sentimientos de la gente pueden provocar grandes daños. Por otro lado, hay publicidad positiva, anuncios que colaboran en causas sociales, véase Ikea y sus anuncios a favor de la pluralidad de familias y la libertad de orientación sexual. Hay publicidad buena y publicidad mala pero no hay que olvidar que es un medio de comunicación entre dos partes, una que quiere hablar de algo y otra que está dispuesta a escucharlo: un intercambio libre, y así se debe mantener.

  15. Hay publicidad allá donde mires, y lo que pretende este movimiento es, bajo mi punto de vista, algo a lo que unirse. Sé que no soy el único que está harto de pasear por la calle y no dejar de encontrarme carteles, vallas, pósters etc cargados de mensajes incitándonos a comprar cosas que, en realidad, no necesitamos. Este movimiento no acabará con toda la publicidad ni mucho menos, pero es un granito de arena.

    Con el tema de la publicidad y el consumo no puedo evitar acordarme de Trainspotting: “Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos.” Tal vez algo hipócrita, porque como los anuncios puestos por el propio movimiento anti-publicidad o que haya que quitar el Adblock para leer el libro, en la película no faltó publicidad para promocionarla.

  16. Es cierto que los espacios exteriores que usa la publicidad son públicos, y por tanto esos espacios deberían ser utilizados para exponer contenidos que beneficiasen al bien común. Sin embargo, resulta paradójico que estos autores en contra de la publicidad exterior utilicen esos mismo espacios para dar publicidad a su causa, ya que también responde a un interés privado, el suyo. Desde el punto de vista de las empresas la publicidad es necesaria para dar a conocer sus productos, y desde el punto de vista ciudadano estas prácticas incluso pueden resultar útiles en cuanto aportan información, a veces de interés, a pesar de que en ocasiones se busque manipular el comportamiento de los consumidores y los mensajes trasmitidos no sean correctos desde un punto de vista ético. Por tanto si la publicidad está controlada y responde a los criterios éticos no debería ser una mala práctica, ya que es necesaria para la vida empresarial y también para que los consumidores tengan la información necesaria a la hora de realizar sus compras.

  17. Resulta un pouco irónico e mesmo hipócrita que o libro explique como eliminar a publicidade e sen embargo, para ler a versión gratuíta deste, non poidas ter o bloqueador de anuncios activado.
    Opino que os espazos públicos son lugares estratéxicos para influír na opinión, polo que método de eliminar a publicidade destes espazos non creo que funcione, polo sinxelo feito de que Advertising shits in your head explica ao fin e ao cabo, como substituír unha publicidade por outra; a publicidade dunha empresa pola túa publicidade que pode chegar a influír da mesma maneira.
    O que máis me chamou a atención é que se afirme que o que hoxe entendemos como relacións públicas o que no pasado recibía o nome de propaganda, é dicir, unha forma de comunicación que ten como obxectivo influír na actitude dunha comunidade respecto a algunha causa ou posición. ¿Non sería moito máis sinxelo para evitar que toda esta propaganda “se cague” na nosa cabeza, eliminala por completo?

  18. Non me parece, en absoluto, que os autores do libro sexan incoherentes, como se sostén nalgúns comentarios. Se se entende a publicidade como comunicación financiada por unha empresa privada con fins comerciais, eles non están a facer publicidade, aínda que si comunicación, substituíndo a propaganda das marquesinas ou os carteis por outro tipo de mensaxes, posto que non posúen ánimo de lucro e o que buscan é concienciar acerca do prexudicial da colonización do espazo público cunha cantidade inmensa de mensaxes publicitarias. Por outra banda, dado que a necesidade de desactivar os bloqueadores de anuncios para poder ler o libro na súa versión online supoño que será unha esixencia da plataforma na que está subido, Issuu, e non iniciativa dos autores, este feito tampouco me parece nada hipócrita, senón só unha anécdota curiosa e irónica.

  19. Resulta interesante que para dar a conocer las ideas de este libro se utilicen pósteres en marquesinas que, al fin y al cabo, no dejan de tener la misma función que el anuncio previamente colocado en ese lugar. Si ellos pueden hacer uso de la herramienta que es la publicidad, ¿por qué los demás no? Entiendo su posición en cuanto a que en los tiempos que corren su objetivo llega a ser el de manipularnos y hasta controlarnos, pero igual sería más fácil regular la publicidad en relación a su contenido de un modo más estricto en vez de abolirla definitivamente. Para mí no se trata de eliminar la publicidad, si no de mejorarla.

  20. Se me es difícil opinar porque estoy de acuerdo: ¨Advertising does shit in our heads¨ pero no puedo evitar apreciar la creatividad y el posible ¨arte¨ tras ella.

  21. Un libro bastante curioso y equivocado, rozando lo cómico. Creo que yerra al afirmar que la publicidad busca el control social puesto que lo único que realmente pretende es ganar clientes. No debemos buscar eliminar la publicidad porque es necesaria y nos mantiene informados sobre los productos que están a nuestra disposición.
    Tampoco comparto para nada la parte en la que el libro incita y explica cómo abrir marquesinas y quitar los carteles. Esto es un delito y pese a quien le pese ese espacio está ocupado por una propaganda de forma legal, pagada.
    Lo dicho, un libro que roza lo caricaturesco y que no se debe tomar en serio.

  22. En mi opinión este libro sobrepasa los límites. Es verdad que la publicidad tiene características negativas, fundamentalmente que es capaz de influirnos de una manera muy notable (y no siempre de forma positiva); por tanto, no veo descabellada la idea de ir en contra de la publicidad. Lo que me sorprende del libro no es su objetivo sino el medio a través del cual quieren lograrlo. Pretenden acabar con la publicidad a partir de más publicidad que quieren imponer a base de vandalismo. En mi opinión es un acto sin lógica ni fundamento que no llegará muy lejos. Cabe añadir que la publicidad no es siempre negativa y existen ciertos tipos de publicidad necesarios para concienciar a la población. También sin dicha publicidad desaparecerían importantes ingresos de muchas empresas e incluso muchas de ellas no podrían darse a conocer.

  23. Esta visión del autor tan general y absolutista de que toda publicidad es mala y nos afecta psicológicamente es desmesurada. Si bien me encuentro de acuerdo con que hay cierta publicidad que sí nos afecta negativamente, también existe publicidad que colabora en la causa social y sirve de método reivindicativo. El ejemplo más claro de publicidad negativa son los anuncios de lotería de Navidad, si ya antes eran perjudiciales, ahora con todo el seguimiento y expectación que se ha generado alrededor de ellos, el daño es el triple. Ese sentimiento que genera alrededor de un hombre que lo pierde todo por no haber comprado ese papelito (acompañado luego de un sentimiento de ternura con el amigo que lo compra por él para tapar el verdadero propósito) arruina la vida de muchas personas. Si bien no todo el mundo se tiene por qué ver afectado por esto, hay muchas personas que se arruinan por culpa de la lotería y estos anuncios, al igual que los de préstamo de dinero, que afectan directamente a los sentimientos, la vida personal y la desgracia humana, provocan el desastre en muchas familias. Por el otro lado, hay publicidad positiva que colabora con la causa social, véase Ikea y sus anuncios a favor de la pluralidad de familias y la libertad de orientación sexual. Hay publicidad buena y publicidad mala, pero no hay que olvidar que se trata de un intercambio entre dos partes, una que quiere contar algo y otra que está dispuesta a escucharlo: un intercambio libre, y así debe continuar.

  24. Su idea de que el espacio público es de todos, y no debería poder pertenecer a las empresas, me parece preciosa pero utópica. Hoy en día nuestros ambientes urbanos se encuentran llenos a rebosar de mensajes publicitarios, ¿qué pretenden hacer, eliminarlos todos? Resulta más que imposible pensar en una ciudad sin mensajes de este tipo, y dudo que movilizaciones de cualquier tipo tuvieran repercusión en un negocio con tanto dinero detrás. Quizás sería mucho más eficiente controlar la calidad de lo que nos envíen, tener un control mucho más exhaustivo de lo que las empresas pueden o no pueden hacer (especialmente en los tiempos que corren, con mil medios más para llegar a nosotros) en vez de intentar eliminarla del todo.

  25. A verdade, e como apuntaron a maioría dos meus compañeiros, paréceme utópico intentar erradicar a publicidade, porque, por veces, incluso a facemos ou recibimos sen darmonos de conta: o que moita xente ve como un simple cadro dun rei a cabalo acarrea ideoloxías de heroicidade, valentía, maxestuosidade… que a xente percibe inconscientemente e que é puramente propagandístico. Tamén me parece cuestionable o método usado para prohibir esa publicidade, como se a súa erradicación se traducise en cambiar un póster dunha marquesina dunha cidade calquera do mundo… Outro dato curioso é que faigan publicidade do seu libro e que, se pretendes botarlle unha ollada online, teñas que desactivar o bloqueador da mesma. A conclusión á que chego é que intentan activar unha parte das persoas para rexeitar a publicidade dunha forma moi explícita e visual coa simple intención do lucro mediante a venta dun libro, cando menos, mediático.

  26. Yo no estoy nada de acuerdo con lo que pretenden transmitir con este libro. Creo que la publicidad es bastante necesaria para todas las marcas, pues cuanto más conocidas sean, más ingresos van a tener. Con ello van a poder pagar a sus trabajadores, darán puestos de trabajo, crearán nuevos productos para la sociedad… Yo esto lo veo bastante necesario y no creo que sea nada malo poner anuncios en las calles.
    Está claro que muchas veces pensamos que la publicidad intenta marcarnos un determinado estilo de vida, una determinada ideología, etc. Pero creo que todos somos conscientes y no deberíamos dejarnos influir por ello. Si algo nos atrae lo compraremos, pero aunque esté de moda, te muestren que es algo necesario para ti, si no te gusta, no lo compras; por lo menos, en mi caso.
    A mí la publicidad es algo que me parece necesario, pues las marcas necesitan darse a conocer, e interesante, por la capacidad de elaborar anuncios tan distintos y atractivos para los que se necesita una gran creatividad y a los que se les dedica mucho tiempo. Y lo que hacen estas personas es dar a conocer su libro a través de la publicidad cuando en él la están criticando, lo que me parece algo bastante incoherente

  27. La publicidad es necesaria pero, hasta que punto? Nos bombardean con publicidad las 24h del día, con mucha información vacía de contenido, en muchas ocasiones. Necesitamos publicidad, pero publicidad interesante, que enganche, que venda y que despierte nuestra curiosidad.
    El argumento del libro me parece estúpido, además de que fomenta el vandalismo y las malas conductas, por muchos carteles publicitarios que tapen no van a conseguir nada, no creo que sea la mejor vía para “””luchar contra la publicidad”””””” .
    La publicidad no crea necesidades, quizá solo despierte lo que tenemos dentro, por muy egoísta que suene.

  28. Para empezar, como primera impresión, el libro parece ser original y te sugiere leerlo ya que es un tema que tiene poca repercusión en nuestra sociedad. Me parece curioso que te expliquen los mecanismos que se usan en la publicidad para conseguir la atención del consumidor. En algunos aspectos estoy de acuerdo con los autores de este libro, como que la publicidad a parte de vender busca el control social y que algunas empresas se aprovechan del espacio público de las ciudades para su propio beneficio. Es la primera vez que veo que un libro te proporciona una especie de manual y normas con el fin de boicotear y acabar con la publicidad exterior. Por ahora no tiene mucho éxito el objetivo que pretende este libro, pero ¿quién sabe en un futuro?. Me parece un gesto hipócrita que para ojear este libro de forma gratuita en internet se tenga que desactivar el bloqueador de publicidad. Aceptar publicidad para leer un libro que la critica fuertemente.

  29. La idea de estos autores me parece especialmente interesante y comparto totalmente su opinión de que la publicidad en la actualidad ha cambiado en su forma pero no en su fin, sigue buscando el control de la sociedad, el deseo de un producto que en realidad no necesitan, sigue siendo “propaganda“ enfocada a la obtención de unos beneficios sin importarle que para ello tengan que jugar con las mentes de sus consumidores.
    Sin embargo, si la idea del libro me parecía buena, no es el caso en su contenido. Considero que son un poco hipócritas al establecer en el libro una serie de instrucciones para eliminar la publicidad exterior y cambiarla por otra, ya que sigue siendo al fin y al cabo publicidad y es contra lo que luchan. En este caso el fin sí justifica los medios, y es que con su método no solo se contradicen a ellos mismo sino que están ejerciendo un control de la población, una “propaganda“, anulando cualquier forma de pensamiento propio por parte del público, les intentan quitar una idea de la cabeza con la otra.
    En cualquier caso, me parece un tema poco tratado en la actualidad y que debería tener más repercusión, eso sí, creo que hay otros métodos más efectivos y menos contraproducentes.

  30. La idea de estos autores me parece especialmente interesante y comparto totalmente su opinión de que la publicidad en la actualidad ha cambiado en su forma pero no en su fin, sigue buscando el control de la sociedad, el deseo de un producto que en realidad no necesitan, sigue siendo “propaganda“ enfocada a la obtención de unos beneficios sin importarle que para ello tengan que jugar con las mentes de sus consumidores.
    Sin embargo, si la idea del libro me parecía buena, no es el caso en su contenido. Considero que son un poco hipócritas al establecer en el libro una serie de instrucciones para eliminar la publicidad exterior y cambiarla por otra, ya que sigue siendo al fin y al cabo publicidad y es contra lo que luchan. En este caso el fin sí justifica los medios, y es que con su método no solo se contradicen a ellos mismo sino que están ejerciendo un control de la población, una “propaganda“, anulando cualquier forma de pensamiento propio por parte del público, les intentan quitar una idea de la cabeza con la otra.
    En cualquier caso, me parece un tema poco tratado en la actualidad y que debería tener más repercusión, eso sí, creo que hay otros métodos más efectivos y menos contraproducentes.

  31. Desde mi punto de vusta este libro tiene interesantes las críticas a la publicidad, por otra parte no entiendo la forma en la que quieren acabar con ella. En lugar de sustituir una publicidad por otra en las marquesinas, por ejemplo, para mí sería más normal provocar que los gobiernos creasen leyes en contra de esta.
    A pesar de todo, si bien es cierto que la publicidad puede llegar a ser enfermiza, en algunas ocasiones me parece bien que se ocupen de concienciar a la gente, como el actual anuncio de telecinco contra el Bullying: “Seamos Valientes”.

  32. Conocemos el libro Advertising Shits In Your Head y sus cuatro puntos principales gracias a la publicidad que sus mismos autores han hecho de él (lo que es bastante irónico).
    En el libro se habla de que el objetivo de la publicidad es el control social. Un fin para el que no se duda en utilizar el espacio público. En mi opinión, el coaccionar a los ciudadanos para que arranquen los anuncios de las marquesinas (u otros suportes) y sustituír los carteles por otros con los cuatro puntos antipublicitarios, es mucho más doctrinal y controlador que permitir a las marcas, empresas, etc anunciar sus productos/servicios.
    Creo que es necesario un control sobre lo que se anuncia, no se deben perimitir anuncios que vayan en contra de la dignidad de ningún colectivo o que inciten a la violencia (entre otros parámetros) pero prohibir la publicidad no creo que sea la mejor opción.
    Al fin y al cabo es outra forma de comunicación.

  33. Considero que el objetivo que pretenden llevar a cabo con esta campaña es contradictorio. La publicidad es un instrumento necesario, ya que es una actividad que permite expresarse libremente, lanzar un mensaje a la sociedad y por supuesto, en última instancia, convencer a la gente del mensaje que estás lanzando. Aunque en ocasiones la publicidad puede ser dañina debido a que apela a ciertos estereotipos o puede ser “engañosa” no podemos acabar con ella.
    ¿Deberíamos eliminar todo tipo de información a la sociedad por el simple hecho de que existe alguna información falsa? En mi opinión no, prohibir el derecho a la libertad de expresión no es propio de una sociedad democrática, ya sea información en sí o publicidad.

  34. Resulta una idea interesante. La publicidad parece no tener límites, el consumidor es tratado como un títere ingenuo del gran publicista. Sin darnos cuenta recibimos miles de impactos publicitarios cada vez que vamos de compras que condicionan nuestros hábitos de consumo y nos crean deseos (que no necesidades) según sus intereses. El departamento publicitario de las empresas se centra, una vez más, en satisfacer los rendimientos económicos de unos pocos que poco o nada tienen que ver con el interés del consumidor

    Se fomenta, básicamente, el control social: las decisiones del consumidor nunca son tomadas en base a un conocimiento pleno del producto, atentando así contra el derecho a la información de los que compran.
    Me parece, por lo tanto, una idea interesante – pero errónea en la forma – la de tratar de frenarle los pies a la propaganda. Quizás deberían proponer otra manera de acercarse a los ciudadanos más allá de cargarse o burlar carteles publicitarios. Hoy en día hay infinidad de formas a través de las redes sociales pero… de esa manera, ¿se estarían haciendo publicidad a ellos mismos? Es un asunto complicado.

    1. Admito que el título de este libro es una realidad, y es que es verdad que “advertisig shits in our heads”. La publicidad está hecha para persuadir, para convencer y al final eso es lo que hace, engañarnos para “poder ejercer un control sobre nosotros mismos”. Sin embargo, el libro defiende una eliminación completa de la publicidad y para ello sus autores, sacan a la luz diferentes campañas publicitarias que incitan al “vandalismo” en marquesinas, paredes o en vallas publicitarias. Pero, ¿se puede eliminar la publicidad con más publicidad? Yo creo que no. Creo que la idea de este libro es un tanto descabellada a la par que inútil. Creo que a pesar de todo, la publicidad es arte y bien empleada no es perjudicial, incluso puede llegar a ser enriquecedora. La publicidad no debe desaparecer, simplemente debe mejorar.

  35. El mayor argumento utilizado por el autor del libro para criticar la publicidad, es afirmar que esta controla nuestra mente, pero acaso ¿no estamos controlados por mucha otra información no publicitaria? Lo que no se puede negar es que el fin último de la publicidad es la incitación al consumismo y no, la utópica teoría de que podría ser utilizada para fomentar el bien común, ya que esa no es su finalidad.
    Lo que, a mi parecer, hace perder credibilidad a este movimiento, es el utilizar como arma lo que ellos mismos califican como devastador.

  36. Resulta interesante el método seguido por estas personas de boicotear de algún modo la publicidad exterior que es casi omnipresente y está a nuestro alrededor continuamente. Muestra una imagen muy distinta y persigue un objetivo muy novedoso que no se sabe si será el adecuado a la hora de venderse pues lo habitual es que se sigan los beneficios de las empresas y no se atente contra estas en ningún caso. Las campañas llevadas a cabo por los grupos de los distintos países son muy curiosas pues son como un movimiento social que pretende cambiar el modo de ver las cosas y evitan que continuamente estemos influenciados por la publicidad como seres manipulables que somos

  37. Logo de ler a noticia a miña pregunta é: como deron a coñecer este libro e movemento os seus autores? Pois obviamente con publicidade do “seu produto”. Paréceme que o fin da campaña pode ser entendible xa que vivimos nunha sociedade na que o ser humano está a ser continuamente “bombardeado” por información que lle vén de moitos puntos distintos. Pero intentar combater a publicidade con máis publicidade, o cal me parece bastante hipócrita. Son eles os que están a facer unha campaña publicitaria para eliminar a publicidade: teñen un eslogan que chama a atención, carteis en exteriores e comunicación da marca cos seus consumidores. Pero sobre todo o que máis me chama a atención da campaña é que para poder ler o libro de xeito gratuíto tes que desactivar o Adblock, resúltame irónico e ata gracioso.

  38. Es paradójico que se critique la publicidad mediante la promoción de un libro, que se expongan las pretensiones de control social de la publicidad siguiendo un camino similar. Esta contradicción es crucial a la hora de valorar la credibilidad de lo que se pretende difundir. Está claro que la publicidad es una herramienta lucrativa, que intenta atraer a la gente a toda costa, pero bien empleada, no es perjudicial, y las empresas deben tener libertad para presentar sus campañas, siempre que cumplan los mínimos de respeto y tolerancia exigidos. Además, el hecho de que se intente ir en contra de esta actividad con actos que se acercan al vandalismo, puede que sea incluso contraproducente para los instigadores de esta propuesta.

  39. En este artículo se juzga nuevamente la publicidad, a partir de un libro publicado reciéntemente, en el que se afirma que la publicidad no trae beneficio alguno a los ciudadanos, y que por lo tanto debería ser prohibida. Pero yo no comparto esa opinión, la publicidad es un medio de comunicación, al fin y al cabo, y como tal también tiene una función educativa y necesaria. Pues bien en el artículo mencionan que el espacio visual es un espacio público, y que la publicidad se aprovecha de este para llegar al público, pero yo no lo veo como algo negativo, al contrario, podemos aprender a partir de las cosas más simples y esto incluye una campaña publicitaria.

  40. La publicidad está en todas partes. Las marcas nos bombardean, está claro. Por la calle, navegando en internet o viendo una película; es totalmente imposible huir de ella. Son necesarios límites establecidos, la publicidad quiere el control social, como el artículo dice. Cometer actos ilegales (por mucho que los defiendan, siguen siendo ilegales) para mostrar el desacuerdo me parece un tanto inservible. Hemos de destacar las últimas líneas: están en contra de la publicidad, pero si tienes un bloqueador de publicidad instalado en el ordenador, será imposible leer su libro. En vez de ir de superhéroes por la calle, podrían empezar por ellos mismos, al igual les iba mejor.

  41. Seguramente muchas veces la publicidad tiene un factor negativo porque nos puede influenciar o simplemente por sus mensajes subliminales. Pero al mismo tiempo, la publicidad hace parte de la época moderna y sin la cual la sociedad no sería la misma. La idea del libro me parece más una tipica caracteristica de la sociedad de hoy en la cual las personas quieren diferenciarse e ir contra todo (seguiendo en realidad, las modas). Además, solo hablando de su libro, creo que están haciendo publicidad…

  42. Por una parte, estoy completamente de acuerdo en que la publicidad actual está destinada casi que completamente al control social, a controlar una sociedad y llevarla por la senda de los teóricamente “buenos” hábitos de consumo. Sin embargo, no creo que las formas que se explican en el libro sean las correctas para revertir esta situación. Me recuerda más a un acto de puro vandalismo, y además contraproducente ya que pretenden luchar contra la publicidad que se nos impone, imponiendo ellos publicidad a la fuerza en marquesinas y demás espacios públicos.

  43. Me he quedado sorprendida. Considero que hay formas y formas de expresar nuestro desacuerdo con la publicidad exterior. Y este libro, no es la forma más adecuada de hacerlo, nos incita a lo prohibido. Bien es cierto que la calle es de todos, y no es justo que se muestre publicidad de X marcas o de determinados productos, no es justo que se cree una publicidad estandar y correcta. ¿Por qué unos si pueden mostrar su pensamiento en la calle y otros no? La justicia…el poder, mejor dicho.
    Por otra parte considero que la publicidad es un arma muy poderosa que tiene el don de cambiar lo que la gente piensa. Me parece muy “cómico” (por decirlo de alguna forma), que en el libro se critique la publicidad exterior y los métodos que existen hoy de publicitarse (propaganda…) cuando en el propio libro se están publicitando sus creadores. Es una crítica a algo que luego practican ellos mismos, desde mi punto de vista. Son libres de pensar lo que quieran y de decir lo mismo, pero la coherencia es necesaria a la hora de mostrar algo al público, y estos señores no la tienen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s