Pocos anuncios hacen historia.

La publicidad es una herramienta que se adapta al contexto del momento en que se emite. Una particularidad es que sufre el paso del tiempo y esto, lejos de ser un defecto, puede entenderse como una virtud,  al moverse en un entorno donde se desenvuelve con naturalidad. Este enlace nos muestra algunas cosas que fueron en su momento “diferentes” y que vistos ahora ya no sorprenden tanto. El anuncio que sirve de encabezamiento es el de Kenzzo sobre el que ya hablamos.

Anuncios

34 comentarios sobre “Pocos anuncios hacen historia.

  1. Desde luego la publicidad es un mecanismo vivo, en contacto con la sociedad tratando de ofrecer a esta lo que demanda, pues en ello radica su éxito. Es necesaria la renovación continua de los medios que empleamos para la publicidad de tal modo que siempre estemos sorprendiendo al consumidor y así, logremos que se nos escuche.

  2. Es cierto que en publicidad sigue existiendo ciertos formalismos a día de hoy, pero esto ya no es mayoría ya que los consumidores cada vez más desean ser sorprendidos por el ingenio de los creativos de las agencias publicitarias.

    La publicidad actual es transgresora y llamativa, pero en mi opinión no más llamativa y transgresora que la de otras décadas. La publicidad se crea para las personas, para llegar a ellas y conseguir unos determinados objetivos, y ésta se debe adaptar a las peculiaridades, innovaciones y distintas épocas en las que se enmarca. Por ejemplo, el anuncio “End of The Plain Plane” que se creó para la aerolínea Braniff Airlines International en la década de los 70 sorprendió, entre otras muchas cosas, cuando la tripulación y en especial las azafatas llevaban unos uniformes futuristas creados por Emilio Pucci. En cambio, hoy en día este anuncio no nos sorprendería tanto, pero sí lo hacen anuncios como el Dove o el de Magnum en el que se muestra un prototipo de mujer que antes era impensable que se utilizara para una campaña publicitaria.

    En conclusión, la publicidad no nos deja de sorprender y probablemente no lo deje de hacer nunca porque eso es un buen síntoma de que se adaptan a la época en la que vivimos y a la sociedad a la que se dirigen.

  3. Tras la lectura de este post, lo primero que me pregunto es: ¿Puede la gente llegar a comprar productos, únicamente teniendo en cuenta la originalidad y trasgresión de los anuncios que los publicitan?
    Si hablamos de determinados productos, como el famoso Nespresso que ya salió en clase, nos damos cuenta de que cada vez más la publicidad busca crear una especie de atmósfera alrededor de lo que anuncia, con el fin de acaparar la atención de los potenciales consumidores. Esto, se puede ver desde el punto de vista de que a lo que los consumidores les interesa es formar parte de ese universo que se gesta con la publicidad, más que el producto en si. Incluso, me atrevería a decir que existen productos que el consumidor ve como malos y sin embargo los sigue comprando porque existe esa satisfacción por la sensación de pertenencia al mundo creado por la publicidad. Por lo tanto, si esto se puede entender como originalidad, por supuesto que la gente compra los productos teniendo en cuenta la trasgresión de los anuncios que los publicitan.
    Otra cosa son las técnicas, en muchas ocasiones trasgresoras y arriesgadas, como las de aquellos anuncios cuyo lema se podría resumir en que no compren ese producto.
    En definitiva, la publicidad debe adaptarse a los cambios que se van provocando por el paso del tiempo. Si de verdad quiere triunfar y vender sus productos, lo que debe hacer a día de hoy, por lo menos, es sorprender y crear asombro entre el público.

  4. Los anuncios rompedores siempre llaman la atención del público consiguiendo en muchas ocasiones permanecer en su memoria, pero este recuerdo puede ser muy negativo o muy positivo, por lo que enfrentarse a una apuesta de este tipo siempre es un riesgo. Por ejemplo el anuncio de VH1 me parece diferente pero muy negativo, ya que si yo fuese consumidora de esa cadena y viese ese anuncio sentiría una gran decepción hacia ella por la idea que tiene de mí que soy su público.
    Creo que la publicidad es algo que de entrada, sino siempre en muchas ocasiones, tiene las de perder y por tanto tiene que demostrar porqué vale la pena. Debido a esto debe de estudiar perfectamente como repartir su tiempo y no creo que la estrategia de insultar a sus clientes pueda hacerles ganar más audiencia de la que ya tienen, incluso puede conseguir que la pierdan. En cambio anuncios como los de Dove, que optan por la realidad, consiguen que muchos espectadores tenga una imagen muy positiva de la marca que los hace confiar en ella y preferirla antes que otras a pesar de que el precio pueda ser más alto, sea porque se sienten identificados o sea porque comparten los mismos valores. Incluso aquellos anuncios que apelan directamente al espectador diciéndole que no compre el producto, sin faltarle al respecto, pueden llegar a ser una muy buena apuesta.
    Por lo que podemos ver que la originalidad en los anuncios es muy importante y beneficiosa (ya que puede conseguir más compradores), pero pienso que esta originalidad debe de estar “medida” (en ciertos aspectos) y estudiada si se busca tener éxito, ya que en escasos segundos una empresa se juega su imagen y su reputación. Y cuando el público se hace una idea de una marca es muy difícil conseguir que la cambie, como ya hablamos en clase, sobre todo si esta idea se sitúa en un extremo.

  5. Las sociedades van cambiando y los creativos publicitarios tienen que sorprender a estas sociedades cambiantes, por eso anuncios que hace 10 años sorprendían ahora ya no lo hacen.
    Los compradores tienen una memoria de compra muy olvidadiza, quiero decir, que si compran un producto por que un anuncio les llamó mucho la atención al poco tiempo de dejar de verlo se olvidan de comprar ese producto. Puedo poner un ejemplo como puede ser el refresco CocaCola. Los anuncios de esta marcar nos llaman la atención transmitiendo una atmósfera de felicidad que nos deja con ganas de consumir el producto. cuando vamos a un bar, a tomar algo, encontramos la marca por todas partes: por las mesas, los servilleteros. los toldos, las sombrillas, etc. En el caso de que todo esto desapareciera durante un tiempo es muy probable que el cliente pida otro tipo de bebida.
    Las marcas tienen que seguir sorprendiendo para que sus consumidores no se olviden de comprar su marca y se pasen a la competencia.

  6. Es comprensible que la publicidad, siendo una herramienta de comunicación, se adapte a los tiempos en los que se produce, bien a través del estudio de los compradores, de sus comeptidores, de los cmpartamientos de consumo… Además, la publicidad tiende a reproducir una serie de reglas y patrones predeterminados que se consideran efectivos y apropiados según el tipo de producto que publiciten o el target al que se dirigen. Sin embargo, desde hace unos años, hemos venido observando que precisamente las campañas que rompen con estos esquemas son las que se quedan en las retinas del público. Por trasgesoras en su mensaje, por innovadoras en su forma o por utilizar elementos contradictorias, algunas campañas consiguen llamar la atención convirtiéndose en algunos casos en noticia y tema recurrente de conversación, llegando incluso a marcar un antes y un después. Y esto, es un veradero éxito, no hay mejor resultado para un publicista que conseguir que se hable de su anuncio, para bien o para mal. Por esa razón, pienso que las marcas deben de seguir arriesgándose para lograr sorprender a los consumidores, y a hacer sus anuncios memorables.

  7. Como bien dijo nuestro profesor Fandiño dijo: “Tu trabajo puede ser muy malo que si llevas una pescadilla en la cabeza la gente se va a acordar de ti”. Y así es, nuestro cerebro se queda con lo que consideramos importante o que nos llama la atención, por eso es necesario que un anuncio llegue a nosotros de una forma diferente, ya sea visualmente, con una cancioncita muy repetitiva o simplemente haciéndonos sentir algo. La publicidad que rompe los esquemas es la que perdura durante años, porque retenemos lo que consideramos original y transgresor, y aunque no queramos asumirlo los consumidores somos fáciles de convencer. En el enlace vemos diferentes ejemplos de una publicidad duradera, desde la técnica de la psicología inversa hasta una imagen que no cuadra con nuestros cánones.
    La publicidad tiene que seguir apostando y arriesgando, aunque cada vez parece que son más los anuncios que se suman a esto. ¿Llegará el momento en que ya nada nos llame la atención?

  8. Para hacer un buen anuncio hay que conectar con el público de una manera emocional. Cuando la gente se siente identificada con lo que ve suele dejarse cautivar por el anuncio. Kenzo usa la emoción, pero sobre todo busca la empatía a través de la activación de las “Neuronas Espejo”. Al presentarnos un personaje bailando el cerebro repite los gestos de forma química y activa la empatía hacia el personaje. Esto es muy eficaz y muy placentero para el espectador.
    Además de la empatía se busca la controversia. Si agitas la opinión de la gente y consigues que esta tome cartas en el asunto tienes el combo perfecto para labrarte una mala reputación social y unas buenas ventas.
    Dave presenta cuerpos de mujeres de todas las tallas como algo positivo y esto genera opinión pública, pero muchas veces funciona también el generar una mala opinión. Calvin Klein en los 90 usaba niñas menores de edad para vender sus vaqueros a través de la sexualidad. La sexualidad no vendió nada, lo hicieron las asociaciones y la gente que se volcaron a protestar y generaron más publicidad. Calvin Klein decidió retirar el anuncio lo que hizo que la gente lo viera como algo “prohibido” y, por tanto, llamativo. Esto hizo que las ventas de vaqueros se dispararan.

    Mi ejemplo favorito como buena campaña publicitaria es la de DESIGUAL durante los últimos años. Fue generando una controversia moderna y políticamente aceptable con roles de género distintos y hablando de libertad en sus anuncios, casi como una revolución en la televisión. Esto hizo que sus anuncios fueran destacables, pero para mi lo coronaron al lanzar un anuncio en el cual una mujer decide ser “libre” sexualmente pinchando un preservativo. Esto hizo que se formaran dos bandos, unos a favor de el gesto y otros en contra, lo que hizo que el anuncio llegara a todo tipo de opinión y generó aún más polémica. El uso de anuncios controvertidos moral y sexualmente es muy eficaz, pero mucho más si es un recorrido de campaña en el cual vas generando una idea de liberación positiva y la rompes con una crítica final como la de este anuncio.

    Dejo el anuncio en este link: https://youtu.be/8D6OFJPvyRM

  9. El hecho de que la publicidad busque nuevas formas que sirvan para que la gente se acuerde de los productos es algo muy difícil a día de hoy. Por eso que la autocrítica, reflejada en los anuncios de VH1 o Portland General Electric, hace que los publicitarios se acerquen a la audiencia de una forma muy poco utilizada y que hace que recordemos con cierto humor y empatía sus productos.
    Por otro lado el acercamiento a la realidad que hacen los anuncios, como por ejemplo el caso de Dove o el caso de Magnum, hace que se nos transmitan unos mensajes transgresores a través de la publicidad aparte de intentar vendernos un producto.
    Romper los esquemas ayuda a recordar a la audiencia un mensaje que va más allá del producto, pero que nos hace recordar habitualmente un producto asociado a ese mensaje memorable.
    En conclusión, la transgresión en la publicidad a través de las diferentes técnicas utilizadas como el humor negro, la contradicción o el acercamiento a la realidad (en parte para huír de ese tópico de publicidad engañosa) ayudan a relanzar un producto; y tal y cómo ha evolucionado la sociedad que se fija en lo viral, estas técnicas son muy importantes.

  10. Es verdad que hoy en día la publicidad no nos deja de sorprender. En ella se intenta sorprender a la sociedad, resaltar de entre la multitud. Y es que hoy en día lo que triunfa en este mundo es la innovación, hay que adaptarse a los tiempos y no quedarse atrás, pues se corre el riesgo de quedarse anticuado y no conseguir resaltar lo que se propone. Sobre todo con la llegada de Internet, la gran variedad de creatividad que se ve en la red en los proyectos audiovisuales ha incrementado la diversidad de estos; la monotonía de antaño se ha quedado estancada.
    Es por eso que muchas marcas han optado por innovar en sus anuncios e inventar diferentes ganchos. Creo que unos de los que más destacaría serían aquellos donde para resaltar al producto se llama la atención de la mala fama u opinión que se tienen de ellos, o mismo se cuestiona su calidad. Se resalta el aspecto negativo de una forma bastante curiosa. Pongamos por ejemplo el anti-anuncio del cineasta Frank Zappa donde se muestra que este no quiere vender el producto que ahora mismo lo está a usar para resaltar la misma marca. Otro caso curioso es el de Viacom International Media Network The Americas, donde ya directamente se le considera al consumidor un idiota y se lo dicen a la cara. Algo que cuestiona si el anuncio será tan exitoso como polémico.

  11. La publicidad es una herramienta de comunicación que busca vender. En ella se invierte muchísimo dinero, por lo que se estudia minuciosamente su contenido y su mensaje para que llegue con una intención determinada al receptor.
    La publicidad se adapta a la sociedad del momento, avanza a la vez o incluso más rápido que la sociedad, esto crea que la publicidad siempre procure estar un paso más adelante, por ello innova, busca sorprender, ser recordado, porque todo esto influye a la hora que el posible consumidor realice su compra.

    Por supuesto que los anuncios van cambiando segun la epoca y con el tiempo se quedan anticuados, olvidados o no se les da la misma relevancia que se les dio en su momento. La publicidad es como la moda, con el paso del tiempo y cada vez más rápidamente, pasa de moda y aparecen nuevas innovaciones que gusten al público, olvidando las anteriores. Por eso siempre habrá anuncios que sean recordados de por vida y otros olvidados con el tiempo.

    Actualmente sería impensable ver un anuncio por ejemplo detergente de los años 50, ya eran extremadamente machistas y la sociedad actual no lo aceptaría, pero en su momento era lo que vendía.
    Hoy en día se le está dando gran importancia a la naturalidad, la libertad, la aceptación de la persona y no de un físico perfecto, sino la perfección de uno mismo, por ello la publicidad actual se ha adaptado a estas ideas y podemos apreciarlo en los anuncios que vemos diariamente.
    El publicista trata de que en el anuncio se muestre la imagen de la empresa y también que este tenga un largo recorrido, es decir que no se olvide rápidamente, que el espectador al verlo le guste y lo recuerde. En mi caso se me quedó grabado en especial un anuncio que me encantó, el de Armani, anunciando su fragancia “Aqcua di Gioia”, me llamó mucho la atención el contraste de las imágenes, la fotografía del video y la música, en su momento me pareció espectacular, pero actualmente se han hecho muchos anuncios similares y ya me han llegado a parecer todos iguales y algo repetitivos.

  12. La publicidad es algo que se renueva constantemente, que cambia rápidamente y que tiene una producción inmensa. Constantemente se crean nuevos anuncios. Esto también lleva a que algunas estrategias se copien rápidamente. Casi todos los anuncios son muy parecidos hoy en día. Es difícil ser original en publicidad, encontrar algo que no haya hecho nadie antes. Pero si lo encuentras y lo explotas bien, conseguirás algo que impactará con fuerza.

    Los anuncios de la lista hicieron historia porque supieron romper esquemas. Impactar en la sociedad. Tiempo después, sus estrategias fueron copiadas, y hoy ya no son originales. Pero claro, no es cuestión de romper todos los esquemas y punto. Hay que ir con cuidado, porque algo demasiado rompedor puede ser rechazado y sepultado sin piedad por la sociedad.

    No hay un gran misterio. Es algo simple, pero difícil de realizar: romper esquemas sin resultar inapropiado.

  13. No es una frase nueva: lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal. En un mundo donde está ya todo inventado es muy difícil destacar por originalidad en cuanto a lo que se ofrece, por lo que no queda otra que intentar destacar de cualquier manera. Generar polémica con un anuncio es una fórmula arriesgada pero muy efectiva, ya que un solo producto audiovisual que provoque un impacto negativo en la opinión de la gente puede echar por tierra la imagen de una marca, pero también disparar las ventas en un momento determinado. Hay que tener en cuenta que actualmente, cuando la gente habla lo hace a través de las redes sociales, ya que es gratis, rápido y cualquiera puede opinar sobre todo. Esto provoca una oleada de críticas y todo tipo de juicios sobre el anuncio en cuestión, pero también una enorme viralización que se traduce en un conocimiento colectivo muy grande de la marca durante unos días: suficiente como para amortizar, en cierta medida, esa opinión negativa que se ha generado. Y si no es lo suficientemente terrible, en semanas o meses ese odio generalizado hacia la marca se habrá olvidado, pues el constante flujo de información y contenido que nos llega cada día hace que tengamos que hacer desaparecer ciertas cosas para hacer sitio a las nuevas.

  14. Os anuncios que conseguen perdurar máis no tempo son aqueles que teñen algún impacto no espectador, que este manteña a súa incógnita e desexo ata o final sen esperarse para nada o que vai ocorrer ou o que nos pretende anunciar e que ou sexa visual e melodicamente agradable. Pódense romper convencionalismos dende o punto de vista estético e argumentativo do anuncio en calquera dos seus aspectos. Por exemplo, apostar por unha boa música ou polo silencio pode ser clave no conxunto. A maior parte opta por facer constantes apelacións ao espectador tratando de “averiguar” as suas necesidades e dando finalmente coa clave ou solución ás mesmas: o producto. Dicir o contrario do que se quere oír pode despertar emocións que den moito de que falar. Xogar coa psicoloxía é moi complicado e fundamental para conseguir os obxectivos da marca. E para poder manexar iso débense ter coñecementos do segmento social ao que se quere convencer, tendo en conta que estamos nunha sociedade cada vez máis cambiante e de continua adaptación a un mundo globalizado. A competencia é maior e a accesibilidade ao target a gran escala é directamente proporcional á calidade da estratexia que se queira utilizar.

  15. Cierto es que aquella publicidad que más marca al público es la que sorprende, la que rompe con las reglas establecidas en ese momento y provoca un impacto en la forma que tiene el consumidor de ver semejante producto. Como ya comentamos, el último anuncio en hacer esto fue el de Kenzo, haciendo, posiblemente, que muchas personas se olvidasen del que fue el anterior en hacerlo.

    Lo que quiero decir es que, por mucho que consigas romper la tónica con un determinado anuncio de tu marca, captando la atención del consumidor y provocando el olvido de campañas publicitarias anteriores, este efecto acaba pasando. La publicidad va evolucionando y cambiando para adaptarse al mundo del que forma parte, por lo que sorprender una vez no es suficiente para que tu producto no sea olvidado. Si dejas de sorprender, si dejas de generar publicidad, por muy conocido que sea tu producto, otro nuevo llegará para sustituirlo y tomar la primera posición entre las diversas posibilidades que tienen los consumidores.

    Ya lo dijo Darwin, y aunque no fuese referido a este ámbito, sí se puede utilizar: adaptarse o morir. Las marcas forman parte de una continua competencia y si no luchan por mantenerse en los pensamientos del consumidor cada vez que este vaya a realizar una compra, están condenadas a desaparecer con el paso del tiempo.

  16. Como xa dixen en outros posts, a publicidade é algo que aparece diariamente nas nosas vidas. Ante esta saturación de contidos, é moi difícil facerse un sitio na memoría dos espectadores. A parte da condición de se un anuncio é de boa ou de mala calidade audiovisual, ou incluso se chega a acompañar o producto que publicita ou o que promove ou non, o que debe ter un anuncio publicitario é un elemento que destaque e que o diferencie de todos os demais. Se todos os anuncios teñen son e poñemos un que esté en silencio, quedarémonos con este, porque é o que sae da norma, o que destaca.

    Todos os anuncios que podemos ver nese link destacan, ou o fixeron no seu momento: bailes que nos levan a loucura, uns monecos de cores que cantan, anuncios que loitan pola liberdade de ser como cada persoa é ou anuncios que nin sequera fan a función de anuncios. Todos eles son distintos ó mítico anuncio que promociona o que eles o fan: normalmente, para anunciar unha canle de televisión poñeríamos as vantaxes que este pode aportar pero, sen embargo, no vídeo de Viacom International Media Network The Americas ocorre todo o contrario: ensinan todo o malo no que te podería transformar dita canle. Sen embargo, este fará que nos quedemos máis con esa canle: non sempre o que chama a nosa atención é o bo, xa que tamén nos sentimos atraídos polo que mostra as partes máis negativas. Outra das cousas que chama a atención é a introducción de corpos ou de persoas que non son parte do prototipo ideal da sociedade na que vivimos: creo que esto é moi necesario xa que a publicidade, ademais de pretender vender un producto para unha só tipo de persoas, debe intentar abrirse e mostrarque o producto a vender é para todos. Se un colectivo que normalmente está oprimido publicita dito producto e se sinte incluído e querido por certa marca, o colectivo comezará a participar con esta marca.

    Hai, entón, moitas e moi diversas formas de chegar o espectador: no que nos debemos fixar sempre non é na calidade do producto, a nivel publicitario ou individual, senón que nos debemos fixar en se destaca comparado co resto ou non. A distinción é o que marca a diferencia, polo que debemos potenciar sempre este aspecto.

  17. Estas campañas de publicidad son notorias, memorables y creativas. Todas estas piezas se concentran bajo el lema “es mejor que hablen de mí a que no hablen”. Campañas arriesgadas consiguen esta efectividad no solo por atacar a la propia marca como es el caso del anuncio de VH1, canal de música que te abstrae incluso de tu entorno, sino también con el mensaje de responsabilidad de la marca como ocurre con Dove y Magnum, campañas donde nos mostraron cuerpos perfectos de mujeres preciosas, pero esta vez nos ofrecen realidad y belleza natural. Mensajes que las marcas fabrican se vuelven virales causando primero desconcierto y luego odio o aprecio. La originalidad de los anuncios publicitarios es lo que nos mueve ya que es un espectáculo al que asistimos por pasiva y activamente. Ese distintivo, bueno o malo, es lo que nos atrae de todo anuncio y que nos genera una opinión de la marca más buena que mala, sobretodo en algunos de estos anuncios, debido a: su viralidad y a la atención del ser humano en lo malo en vez de en lo bueno.

  18. La publicidad trata de adaptarse al momento, a las tendencias y a todo lo que sea relevante en el momento, para así llegar con mayor facilidad al público. Quizás recordando la publicidad de otras épocas la percibimos como algo más básico, convencional, menos atrevido por decirlo de alguna forma, pero sin embargo, en su momento destacaron igual que cualquier anuncio que puede sorprendernos actualmente. Lo que nosotros vemos ahora como algo transgresor, novedoso o diferente no tiene mucha diferencia con otras técnicas utilizadas anteriormente. Es solo que el público es cada vez más exigente, quiere ser sorprendido, por lo tanto los publicistas se entregan cada vez más a romper las barreras establecidas, y crear algo original, algo que destaque por encima de lo que ya hay.
    Muchas veces la originalidad de la que se habla, no va más allá de elementos tan simples como ser sincero con tu público, hacer una autocrítica del producto que estás vendiendo, romper los cánones de belleza, etc. Todos elementos comunes, que tampoco destacan en el mundo coloquial, pero que usados de una forma adecuada en publicidad, pueden resultar de lo más sugerentes. Esto es hacer de cosas ordinarias algo extraordinario.

  19. Se suele decir, muy a menudo, que hoy en día ya está todo inventado. Pero aunque es muy complicado, cada vez un poco más, llegar a ser original, esta máxima no llega a cumplirse realmente. Podemos notarlo en que las marcas, la publicidad, consigue reinventarse día a día. Aquellos que lo logran son los que rompen los moldes y crean los anuncios más exitosos, los que recordamos con asiduidad, y por tanto, los que más nos gustan. Cada día nos alejamos más de ese convencionalismo que lleva ofreciendo la industria publicitaria desde sus orígenes, donde cualquier personalidad alaba un determinado producto, o donde se nos muestran las características a secas, y punto; o, simplemente, se crea una canción estridente y a la larga cansina, que nos lleva incluso a odiar dicho anuncio.

    Cada día, surgen nuevos directores, nuevas ideas, nuevos conceptos y nuevos objetivos. La lista que se nos ofrece, de ejemplos rompedores, nos lleva a un tratamiento, en muchos ejemplos, nunca visto: el insulto a los clientes, el efecto contrario con celebridades, y el acercamiento total, destruyendo la idealización ( en el caso de ‘Dove’, la de la mujer) que excluye, en ciertas ocasiones a la mayoría de la población. Acabar con lo establecido, luchar por un cambio, puede ser la muerte o el renacimiento; en el caso de la publicidad, acostumbra a ser lo segundo, visto lo visto.

  20. Está claro que todas las marcas buscan adelantarse y sobresalir dentro del mercado, jugando la publicidad un papel decisivo en este aspecto. Está claro que estos anuncios sorprendieron indudablemento al público y consiguiero sobresalir. Sin embargo, sobresalir no tiene por qué ser siempre algo bueno… aunque está claro que quien no arriesga no gana.
    Puedo asegurar, al observar a mi propio hermano pequeño, que la campaña de “Dumb ways to die” tuvo mucho éxito entre un público infantil-juvenil. Por tanto, queda claro que cuando te arriegas y logras sorprender y destacar entre el público de un modo positivo, el éxito está asegurado.

  21. Me chocó bastante el spot de Metro ya que en España estamos muy acostumbrados a los de la Dirección General de Tráfico que son, nada menos, que dramáticos. Apelan a nuestros sentimientos más humanos para crear conciencia sobre los peligros que hay al volante. Sin embargo, esta campaña, de la que no era conocedora, rompe con ese esquema de seriedad y responsabilidad e intenta lograr el mismo objetivo pero desde el punto de vista del sarcasmo. A pesar de ello, y de su larga duración, llama la atención como el que más y consigue hacerse un hueco en nuestras mentes.
    Me gustaría también resaltar aquellas empresas que han decidido impactar en la sociedad a través de la muestra de situaciones que no suelen aparecer en pantalla debido a los estrictos cánones que existen hoy en día. En este post vemos representado al colectivo LGTBI en Magnum, pero hemos de recordar que otras marcas como El Corte Inglés han decidido retirar sus spots debido a que se muestran parejas de homosexuales o situaciones “atípicas” para la tradicional sociedad en la que vivimos. Más suerte tuvo Desigual, que escogió una modelo con vitíligo para una de sus campañas y ha salido ilesa e incluso beneficiada de ello.

  22. Los anuncios intentan llamar la atención del espectador para que este consuma un producto de una determinada marca, pero desde hace unos años se está cambiando la forma de hacer este tipo de anuncios, debido a que cada vez son más rompedores.

    Pero como se decía en este post, los anuncios publicitarios se hacen en un tiempo determinado y adecuándose a la situación del mundo en ese momento determinado, por ello creo que la publicidad es algo muy efímero aunque tenga unas bases en las que se va sosteniendo. Como se tiene dicho en clase, es difícil recomendar un libro que hable sobre la publicidad porque es un mundo muy cambiante.

    Aún así los que más perduran en el tiempo son los que más transgreden los cánones de la época en la que conviven, además de lograr captar la atención de los espectadores en el mismo momento, porque en un mundo donde vivimos atosigados por las marcas publicitarios es difícil que haya algo que te pueda llamar la atención, y eso la buena publicidad lo consigue.

  23. Creo que es obvio el hecho de que la publicidad se adapte a la época en la que se emite, a los tiempos que corren, a las corrientes que circulan en ese momento. La publicidad sigue modas, pero la que realmente triunfa es la que rompe esquemas. Recordamos un anuncio que nos llame la atención, que nos marque. Yo, por ejemplo, no creo que se me vaya de la cabeza el anuncio de Kenzo justamente por eso, por saltarse la barrera de lo comunmente establecido y romper moldes. Y de hecho, lo encontramos en primer lugar en la lista del enlace que aquí se nos deja. Hay anuncios que sorprenden, y anuncios que intentan sorprender pero no lo consiguen. Si se consigue dar con la clave, se tendrá éxito sin ninguna duda. Encandilar al espectador es tener el producto vendido.

  24. Está claro que pocos anuncios hacen historia en proporción a la gran cantidad de anuncios que se hacen, ya que solo aquellos que logran diferenciarse en un momento determinado pasan a la posterioridad. Se me viene a la mente la campaña de “Think Small” de Volkswagen totalmente rompedora para la época, estos anuncios también fueron rompedores a su manera aunque son mucho más recientes. Ya sea en clave de humor o simplemente cambiando las modelos como Dove (aunque tampoco es que arriesgasen tanto con este planteamiento) la clave para hacer historia es salir de los convencionalismos, esto implica bastante riesgo a la hora de llevarlo a cabo y por ello muchas veces las marcas acaban apostando por posicionamientos en el mercado mucho menos arriesgados.

  25. El tiempo pasa por todos y todo, aunque en algunas ocasiones se hace más evidente. Kenzo y Dove ya han sido comentados en otro lugar. El anuncio de Magnum tiene un juego de palabras aceptable pero en mi opinión no está bien ejecutado. La campaña del metro de Melbourne es una “histeria colectiva” que no sabría catalogar (me vi varios ¿eso funcionó?). El de VH1 es demasiado obsceno, creo que debe haber un límite si es de emisión pública. Quizá el que mejor cumple su función es el de Zappa, ideológicamente directo, sintetiza la retórica publicitaria en un juego de mensaje dentro del mensaje.

    No sé si es histórico, no obstante guardo un gran recuerdo de este: https://www.youtube.com/watch?v=NC-NGet8jX4 (mala calidad de imagen, es la mejor que encontré)

  26. La verdad es que a veces tengo dudas de peso en lo que a publicidad se refiere. ¿Por qué se arriesga una marca a hacer un anuncio eminentemente rompedor? Me parece más que nada, casualidad, o más bien, ganas verdaderas de hacer un anuncio que destaque. El resto, en el montón de los anuncios mediocres, no puedo ver nada de ese espíritu rompedor y así se crea ese caldo de cultivo para destacar… Con respecto a estos seis anuncios, la verdad que el que más me ha sorprendido es el de Vh1, y no necesariamente para bien. Como bien dice Pablo González, es excesivamente obsceno. A mí, por lo menos, se me queda un poco cara de tonto.

  27. O rompedor dos anuncios é un tema delicado. Se acendemos a TV, podemos ver que é un risco que rara vez corre unha empresa. Probablemente avancen sobre seguro dalgunha forma (o feito de abarcar con seguridade un target non habitual, por exemplo o da comunidade LGTBI). Aínda así, algún anuncio “rompedor” que aparece nesta lista non me parece tal (sobre todo refírome ao de Dove, porque o tratamento visual sobre a imaxe desas modelos é o mesmo, ao mellor non tan esaxerado, que o de calquera revista de moda.)

  28. Cada vez parece más complicado ser rupturistas en el mundo publicitario, es por esto que, como hemos visto en los vídeos del enlace, hay marcas que emprenden cada vez campañas más arriesgadas. Entre estos anuncios no sólo se busca un estilo de narrativa audiovisual diferente como podría ser mediante la animación o la colaboración de cineastas con una estética en particular, sino que se arriesga en cuanto a temática. Lo que más me ha llamado la atención de los anuncios anteriores es el continuo afán de integración de lo catalogado ahora como “diferente”, hablo tanto del anuncio de Magnum y la transexualidad como de otras apuestas como la que Desigual lleva desenvolviendo esta última temporada. No tengo claro si estoy de acuerdo con la explotación de un fenómeno mediante su indidualización para un lucro. Quiero decir, no creo que sea manera de defender una causa social, aunque sí de integrar, pero no creo que se haga de la manera adecuada. Un ejemplo de a lo que hago referencia en cuanto a una inclusión más adecuada sería el nuevo anuncio de la campaña de otoño de H&M, que apuesta algo más por lo que es una integración no discriminatoria, poniendo bajo los focos a todo tipo de mujeres: blancas, negras, con vello corporal, transexuales… la cuestión es el hacer publicidad, sí, pero no mediante la individualización de un fenómeno para su lucro, sino entendiéndolo como un reflejo de la sociedad, que cada vez es más variada y conlleva un acercamiento publicitario para su representación.

  29. En un mercado globalizado y con tanta oferta como el actual es complicado hacerse un hueco y llegar a un gran número de consumidores. Las fórmulas clásicas de promoción están ya muy explotadas y las marcas suelen caer en los convencionalismos que se utilizan desde hace años. Sin embargo, esto abre una nueva vía de promoción basada en la ruptura con estas normas establecidas. En un mercado dominado por spots que siguen una misma línea, la originalidad y la creatividad son dos factores esenciales a la hora de destacar sobre el resto de productos, como es el caso de los ejemplos que se muestran en este artículo. Un anuncio diferente y rompedor, como mínimo llamará la atención de una buena parte de la población, además que poder mantenerse en su memoria durante un período de tiempo más largo que el de costumbre. Por lo tanto, creo que el hecho de innovar en el ámbito de la publicidad es muy positivo para las marcas, ya que consiguen diferenciarse del resto y atraer e un público cansado de ver spots convencionales.

  30. A día de hoxe vemos como a publicidade é un fenómeno, aínda que conservador, que se reproduce a unha escala mundial e sen frenos. Se unha marca quere ser lembrada para a posteridade e asegurarse unha clientela con certa fidelidade, a parte de ofrecer un produto “bo”, debe aproveitar a oportunidade que lle dá a publicidade para facer historia entrando pola retina do público.

    Por sorte ou por desgraza vivimos nun mundo no que se recorda máis unha marca polo que se anuncia dela que polo que en realidade fai ou non fai, vende ou se compromete a facer e non o consegue.

    Vemos como a día de hoxe entidades como Bankia usan a publicidade para lavar a súa cara e pouco a pouco vano conseguindo e do único que nos acordamos é de que na tele xa non se fala dos seus escándalos e estafas, só de que agora che prometen algo novo polo teu ben como cliente.

    En definitiva, creo que a día de hoxe está máis que claro que unha marca pode non chegar a facer historia por moi transgresora que sexa mentres que pode chegar a ser a marca menos innovadora do mundo e facer un anuncio transgresor, que irrumpa no panorama mundial, para ser recordada por iso.

    É dicir, na actualidade o valor da publicidade que se fai dunha marca e dun produto está por riba do valor do que se produce. Por iso se debe de ter tanto coidado cando se fai unha publicidade moi boa dun produto non tan bo, porque as expectativas do público non se verán satisfeitas e esta publicidade en vez de aproximalo vai afastalo.

  31. Personalmente, de esta recopilación de “anuncios rompedores” el que menos me ha llamado la atención es el de Kenzo. Quiero decir que ese mensaje de chica rebelde que rompe con lo establecido ya lo hemos visto en muchos spots de perfumería (desde el mítico Coco Chanel Madmoiselle con Keira Knightley de 2011 sonando “It’s a man’s man’s world”, hasta el más reciente de Lancome con Julia Roberts rompiendo los hilos que la atan como a una marioneta), aunque quizá nunca antes la forma se había correspondido tanto con el mensaje. Y con esto quizá habría que replantearse eso de que el paso del tiempo hace que ciertas cosas dejen de parecernos sorprendentes.

    De la recopilación, creo que el de Zappa es el que va más al meollo de lo que aquí se trata. El de VH1 me parece no ya obsceno, como han comentado algunos de mis compañeros, sino insultante para sus espectadores, lo que no sé si será perjudicial para la marca (seguramente dependa de lo realmente “estúpidos como un redneck” que sean dichos televidentes). Mi favorito, el de Metro Trains; porque en mi opinión el humor negro no se explota lo sificiente, a pesar de que sea algo que a todos nos gusta. Además han conseguido que una estrategia tan clásica como utilizar un jingle pegadizo siga siendo efectiva, a pesar de que habitualmente en estos días todas las marcas que lo intentan se quedan en eso, un intento avergonzante. Para mí el secreto está en la ironía, efectivísima red de seguridad en casi todas las situaciones.

  32. Efectivamente como lo mencionas tu, son ideas que en su momento pudieron ser reflejo de algo raro o atrevido para el momento en el que se publicaron pero que ahora son algo digerible para al público, a la vez representan como la publicidad siempre está al día creando e innovando ideas, tratando de llegar a las audiencias y que aunque muchas veces para las personas representa algo arriesgado es ahí donde una marca o producto puede ganarse una posición pues es recordado. Actualmente por muy abierta la mente de las personas siguen produciéndose cosas que pueden ser raras o de poco tratamiento para quien las ve, pero que al final del día buscan destacar, ya sea usando el humor, la ironía, etc.

  33. Está claro que lo importante en la publicidad es SORPRENDER. Si bien es cierto que una y otra vez se repiten los estereotipos… siempre hay una mar.
    Me sorprendió positivamente el anuncio de Kenzo. En un mundo tan formal como es el de la publicidad de perfumes, tan “elegante”, creo que ha logrado llegar a un público diferente y ampliar el target, dirigiéndose a gente que quiere saltarse las reglas.
    Todo esto me hace recordar a la campaña publicitaria que llevó a cabo Mixta hace ya casi 10 años. Los televidentes nos quedamos en suspense cuando se empezaron a emitir anuncios que no anunciaban ninguna marca. Esto despertó el interés. Cada vez había más hasta que un día desvelaron finalmente la marca con el eslogan “Con X de Mixta”. Fue una campaña muy arriesgada pero creo que fue bien desarrollada y con resultados muy satisfactorios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s