Las corridas de toros de otro modo.

Como sabéis, la celebración de corridas de toros está sometida a la discusión entre partidarios y abolicionistas (y alguna posición intermedia que anda por ahí). No se trata de hablar de eso, sino de analizar como, en lugar de embestir en la discusión como se hace con frecuencia, tratar de acercar la fiesta de manera amable y con,  !Sorpresa!,  comunicación publicitaria. Os dejo la campaña de la Feria de Zaragoza.

Anuncios

28 comentarios sobre “Las corridas de toros de otro modo.

  1. En publicidade é práctica común tratar de vincular productos de consumo co mundo da arte, coa intención de rodealos dese aura que esta desprende. Neste caso, as fotografías de estudio dos toureiros, en branco e negro, cunha posta en escena moi coidada e con referencias a artistas como Dalí, centran atención no toureiro con lemas pintados no seu corpo. As poses lembran máis ao mundo da moda que ás corridas de touros, animais que, por certo, non aparecen, centrando toda a atención no toureiro e nos valores que pretendidamente representa.
    Nada que ver cos cartéis tradicionais que nada deixan a imaxinación.

  2. Nun momento tan delicado e controvertido coma no que se atopa a tauromaquia ve a luz esta campaña publicitaria que se propón exaltar ‘os valores’ desta práctica. A campaña dista de ser tradicional e seguro que será o centro de numerosos debates.
    O mundo do touro pretende dar unha nova imaxe mediante figuras recoñecidas, con poses que, tal e como menciona o meu compañeiro, lembran máis ao mundo da arte cá o da tauromaquia. A innovación prima sobre outras campañas previamente elaboradas mais dista moito de reflexar a realidade que esta práctica realmente esconde.

  3. El discurso es claro: tratar de vincular el grotesco espectáculo de torturar a un toro hasta la muerte con la idea de cultura, de algo bonito y elegante. Personalmente me causa una enorme repulsión, pero no cabe duda de que es una campaña muy bien planteada. Esta trata de humanizar a los toreros a través de historias personales (storytelling) del propio fotógrafo. Para evitar toda polémica en ningún momento muestran ninguna imagen de toros ni de un arma de las que se usa para atacarles. Además, cada uno de los modelos lleva asociado un valor con una fuerte carga moral (verdad, libertad, honestidad…).

  4. Una forma muy inteligente (aunque repulsiva) de que la gente se olvide de las fotos que vemos todos los días en las campañas antitaurinas de animales torturados. Fotos en las que se nos muestran a toreros como galanes de época, disfrazados de artistas y representando valores morales. Además, da la impresión de que las fotos están destinadas a un público femenino, pues los toreros se muestran semidesnudos y en poses que pretenden ser sexys. También nos deja el mensaje de que las corridas de toros son cosa de actualidad, y como tal se publicitan en las redes sociales con sus correspondientes hashtags.

  5. No cabe duda de que una buena publicidad hace mucho y ayuda a llamar la atención sobre el producto o servicio. En el caso de la Feria de Zaragoza, su publicidad es bastante elegante y diferente a como se publicita esta actividad en la mayoría de los casos. A pesar de ello, creo que las posturas a favor y en contra no variarán por tener en cuenta este nuevo intento de presentar la tauromaquia como algo atractivo.

  6. Una campaña publicitaria que no deja indiferente a nadie y que nos pretende transmitir valores positivos de una práctica en la que el maltrato a los animales se convierte en todo un espectáculo defendido por cierto porcentaje de la sociedad española; incluso está vinculado como un emblema de la cultura española cuando, en mi caso, no es un símbolo que nos identifique.
    En mi opinión se trata de una campaña o estrategia deplorable y de mal gusto en la que se trata de identificar el espectáculo taurino con un arte. Aunque cabe mencionar que estamos ante una idea ingeniosa para transmitirnos las corridas de toros como algo atractivo y así alejarnos de esa visión de sacrificio y muerte que nos ofrecen de continuo en los medios de comunicación convencionales

  7. El objetivo de la campaña es bastante evidente, alejar la idea del toreo del hecho de la tortura animal centrándose únicamente en los toreros presentándolos con elegancia, como “artistas” y defensores de unos determinados valores. Personalmente la campaña me resulta desagradable, aunque desde el punto de vista de la comunicación publicitaria me parece interesante y en cierto modo acertada por tratar de esquivar la cuestión concreta por la que el toreo resulta tan controvertido, la tortura hasta la muerte de un animal.

  8. Paréceme unha auténtica aberración como intentan transmitir valores positivos da tortura dun animal. A través da publicidade artigos, productos e prácticas que a priori teñen algún compoñente desagradable ou nocivo pódense converter en todo o contrario. Resúltame repulsiva tanto visual como moralmente porén, a estratexia é moi acertada por parte dos toureiros xa que, a unha parte da sociedade si que chegarán eses valores que eles “escriben” na súa pel Pola contra, a outra parte da sociedade, resultaralle moi desagradable que empreguen esas palabras cando non mostran nin un mínimo respecto polo touro.

  9. El profesor al habla. Dejando aparte nuestra opinión sobre los toros (soy de los que piensa que desaparecerán antes o después), lo que me interesa que se vea es como, en lugar de adaptar un cierto frentismo en el argumento, se gira hacía referencias más culturales. Recordar que gente como Goya, Picasso, Garcia Lorca y otros asentaron parte de su obra en las corridas de toros. Puede ser un argumento (?).

  10. Dejando a un lado la opinión personal, e intentando ver su valor publicitario me parece una forma muy sutil, elegante y hasta, como dice el profesor, argumentada de crear una campaña, lo que no quiere decir que comparta el cariño del autor por lo que ha hecho. El fotógrafo ha desvinculado por completo la imagen de las corridas de toros con la imagen de un toro. Fin. Creo que aparte de crear una imagen más estética en los carteles, lo que intenta es vincular las corridas más con el humano que con el toro. Como una forma de acercarlo a la cultura popular, que yo personalmente no acabo de ver si no se me explica. Crea una especie de storytelling en todas las fotografías en las que cada torero, de alguna forma, representa un valor importante en su vida taurina.
    Estoy acostumbrada cada verano a ver por las calles cientos de carteles anunciando espectáculos taurinos así que me chocó bastante esa eliminación del toro. Los carteles suelen recordar tanto a otras épocas, por la forma de la letra, o el color o mismo los dibujos que lleva. Intenté buscar alguna imagen que lo representara, pero encontré algo que creo que es un poco mejor y que viene al caso: http://www.plazadetorospuertosantamaria.es/concurso-carteles/ . Aquí podéis ver unos carteles ganadores, uno tiene la figura del animal con una plaza al fondo y el otro representa más la tradición de ir a ver los toros. Lo que me llama la atención es cómo están hechos, una es como “más moderna” y otra “más tradicional”.

  11. Lo que a mi me da a entender esta campaña publicitaria es que lo importante de las corridas de toros es el torero, que este es la imagen de las corridas de toros. Es una campaña mucho menos grotesca que si se representase la viva imagen de lo que realmente es.
    Como antitaurino, ante mis ojos es un ensalzamiento del toreo al nivel de otras artes, del torero a la altura de Dalí. Un grito de “soy torero” por parte de los que modelan. Un sentimiento de orgullo reforzado con hashtags que plasman en palabras el grito que trasmite la imagen.

    Si, hay que reconocer la belleza y elegancia a la vez que profesionalidad de la campaña, pero al fin y al cabo lo que importa es lo que publicitan y el mensaje que quieren trasmitir. En este caso entra muy bonito por los ojos (la campaña) pero resulta igual de feo en las mentes.

  12. Como material publicitario, la campaña estéticamente es aceptable. Conceptualmente, no creo que sea un argumento válido ese juego con artistas reconocidos como Dalí o El Greco, básicamente porque se queda algo atrasado. No hay que convencer a la vieja burguesía de que los toros son algo positivo, ellos ya lo saben. Quizás las líneas por las que tendrían que moverse deberían de desvincularse del siglo pasado, porque lo que hacen con esta campaña no es más que ponerse a la altura de personajes con mentalidades propias de otras épocas. Está bien que valoremos el arte de Dalí, pero no por ello tenemos que pensar como el. En la campaña descontextualiza a los artistas en vez de valerse de otro tipo de argumentos que podrían resultar mucho más llamativos para el público al que deberían de ir dirigidos estos anuncios.

    La fotografía de “El Juli” mostrando en su brazo la palabra respeto, me parece que va por otra línea mucho más acertada, menos novedosa pero desde mi punto de vista más efectiva, nos muestra la figura del torero como alguien real y desprovisto de traje de luces, alguien que pide que se respete su profesión, no tienes por qué compartirla ni alabarla, no se mete con los detractores, los intenta apaciguar. Esta foto no necesita una lectura histórica, mientras que otras como la de Talavante sí y no todo el mundo tiene por qué ser capaz de relacionar su cuerpo pintado de negro con el cuadro a imitar, en muchas ocasiones estoy segura de que esta imagen no será capaz de causar más que un ligero desconcierto.

  13. A miña opinión en maior ou menor medida xa está reflexada nos comentarios. Sen dúbida é unha campaña creativa e que pretende modernizar a idea de tortura como algo que poida ser considerado cultural cando, ao meu ver, é unha aberración absoluta. Malia iso a publicidade está moi pensada, cunha estética coidada e cunha mensaxe clara que pretende chegar ao público que, normalmente, non é o que xa apoia ao mundo dos toureiros.

  14. Me parece una buena campaña sin embargo no es excelente. Hoy, la mayoría de las personas esta en contra del maltrato animal y de la tauromaquia, lo que para mi esta campaña quiso demostrar es que los toreros no son fríos si no que también tienen sentimientos y una gran historia detrás que contar y el mensaje ultimo de esta campaña fue transmitir que la tauromaquia es un arte, las fotos y la decoración es divina pero la mayoría gente que esta en contra de la tauromaquia desconoce que es un arte por que antes de estar el toro en el ruedo, se les da una vida de reyes y viven mucho mejor que otros animales me parece que también por ahí debieron ir también.

  15. Si bien es cierto que la campaña trata de ser elegante, comparando el que ellos llaman “arte de la tauromaquia” con otro tipo de arte como el de la pintura de Dalí y El Greco, creo que esta campaña es una provocación en estos momentos tan complicados para el toreo, que cuenta con una oposición nunca antes vista, y no va a conseguir otra cosa que enfurecer aún más a los activistas y detractores de esta actividad.
    Ya había visto esta campaña en la televisión, donde en una entrevista a los toreros retratados uno afirma que lo que buscan es que “No nos traten de asesinos, no somos asesinos”, declaraciones un tanto polémicas cuando lo que están reivindicando es el toreo.
    Dejando de lado el tema social, no cabe duda que es una campaña bastante original y con una estética muy cuidada que, sin duda, dará que hablar y no dejará indiferente a nadie.

  16. Dejando a un lado lo que opino sobre el tema tratado, la campaña en sí me parece una provocación, como ya apuntaron algunos de mis compañeros. Si el objetivo era hacerse notar, pienso que se alcanza con creces a través de esta publicidad nada convencional, especialmente en el mundillo de la tauromaquia.Sin embargo, si además de esto se pretende infundir respeto y admiración hacia los toreros y su “arte” en aquellos que no la tenían de antemano, no estoy tan segura de que funcione, pues al tratarse de un tema tan controvertido, si no te has posicionado ya de un bando, probablemente se deba a que perteneces al otro. Bien es cierto que el toreo tiene en la tradición su apoyo más sólido, pero no por alejarse de ella se conseguirá cambiar la opinión de quienes no comparten el gusto por las corridas de toros. Nada más que añadir, salvo el hecho de que, paradójicamente, el empleo del cuerpo humano como soporte del mensaje que se quiere transmitir me recuerda a algunas de las manifestaciones realizadas por ciertos grupos antitaurinos.

  17. A mi esta campaña publicitaria no me parece para tanto, no me impresiona, quizás sea por la continua exposición a anuncios y campañas con un estilo semejante a esta (las fotos no se diferencian demasiado de las campañas de modelaje, de ropa o incluso de las sesiones de fotos de magazines de todo tipo). Sí que veo cierta intención más allá de la estética por parte del fotógrafo, que es la de vendernos como arte el toreo, y no sólo eso, sino que se posiciona claramente a través de los hashtags, que no son más que una marcada defensa taurina moderna mediante hashtags con sentimientos “castizos” (respeto, libertad, honestidad…). Lo que sí me parece original es esa relación subliminal con el arte que hace a través de la caracterización de un par de toreros, aunque me parece una aproximación demasiado agresiva y clara. Sinceramente, creo que deberían haber arriesgado incluso más, defendiendo el toreo de manera más profunda, o haciendo relaciones más claras con intelectuales protaurinos, para ganar más notoriedad.

  18. Con independencia de que me parece ridículo el querer mantener esta práctica, que personalmente me recuerda a los asaltos en la Arena de los anfiteatros romanos y me hace plantear si tal vez no hayamos evolucionado tanto, creo entender el motivo por el cual se realiza esta campaña. ¿Dignificar la figura del torero comparándola por ejemplo con Salvador Dalí? Pues me parece una burla la verdad. Como muchos habrán dicho ya, el cometido de las campañas publicitarias es que de alguna manera te sientas más atraído hacia el producto ofrecido, y en este caso, al menos a mi, sólo me causa repulsión. La iluminación muy medida y estudiada.

  19. Como ben xa dixeron algúns dos meus compañeiros, é unha campaña que pretende chamar á atención ou burlar as tradicións da propia publicidade á hora de expoñer o tema da tauromaquia, pero na miña opinión non o consegue de todo. As fotografías intentan afastar ao torero do traxe de luces, utilizando valores que, segundo eles din, teñen moito que ver coa “festa nacional”: respeto, verdade, pureza, liberdade, honestidade, heroicidade… Tamén me chama á atención as posturas, os xestos e as miradas, que me recordan ás portadas de Marvel cun súperheroe preparado para salvar o mundo; debe ser que o torero é algo similar, en fin…

    En Inglaterra, por exemplo, a tauromaquia leva prohibida dende o 1824, pero aquí, parece ser que hai moita xente interesada en aferrarnos ao pasado, en non deixar evolucionar. Precisamente esta campaña fotográfica pretende seguir conservando o valor dos toreiros dunha forma que os honre, exibindo “hastags” de #Respeto mentres pegan espadazos a un animal.

    1. Este hecho no hace sino demostrar que es una campaña publicitaria excelente. La censura suele tener buenos resultados en nuestra sociedad multitolerante (sólo de ciertos valores, todo sea dicho). Sea como fuere, está claro que están obteniendo todavía más atención en los medios gracias a esta medida (discutiblemente acertada) de Ada Colau.

      1. Pero no olvidemos que no se trata de publicitar o de dar a conocer un producto o una marca. Hablamos de la tauromaquia, la cual es algo conocido por todos los españoles, y la verdad que no creo que sea un tema acerca del cual se necesite crear polémica. A mí me parece que la campaña pretendía lo contrario: trataba de ser un alegato en defensa del toreo para rebatir las críticas del bando opuesto con todos esos elementos que mis compañeros ya han mencionado: una estética elegante, la ausencia de toros o de cualquier elemento que haga referencia a las corridas en sí mismas, la glorificación del torero,que se equipara con un artista o un héroe, que incluso muestra las heridas de una cornada, adjudicándose el papel de víctima; la exaltación de valores como el respeto, la honestidad, el arte o la libertad como símbolos de la tauromaquia. Es un argumento simplista y fácil: aquellos que se oponen a las corridas de toro se oponen a la cultura popular española y a la libertad de expresión. Algunos ven la tauromaquia como un arte, otros como un asesinato. Me parece una campaña con un planteamiento interesante, pero inútil, puesto que alimenta la controversia y emplea argumentos, que aunque desde un nuevo punto de vista, están manidos (probablemente porque no existen otros).

  20. Ésta campaña me parece fascinante. El contenido es maravilloso. Relacionar los diferentes tipos de arte, como el de una pintura o retrato con la pose y figura del “arte” de ser torero, me parece una idea fenomenal porque independientemente de si te gustan o no las corridas de toros, el anuncio te atrae y te hace ver de otra forma ésta actividad. A mi en lo personal no me gustan ni estoy a favor de los eventos de tauromaquia, sin embargo me hace pensar en lo que cada uno elige como arte, y que precisamente éste es difícil de definir. ¡Alucinante campaña!

  21. Personalmente no voy a opinar sobre esta fiesta que muchos odian y otros admiran, cada uno tiene su opinión y la respeto al igual que yo tengo la mía y que aquí no viene a cuento. Aunque sí que voy a opinar sobre el giro que ha dado la publicidad del sector.
    Hasta ahora los carteles anunciantes de los toros hacían ver en el tercio superior la plaza de toros o un torero y el resto del cartel en un tono terroso, sobre el que se leían los toreros que cada día iban a acudir en letras de rasgos elegantes pero no muy formales, haciendo ver que los toros eran ocio para una clase social alta que sabía divertirse. Estas estaban en colores vivos, dotándolas de viveza y elegancia.

    Y asta aquí la publicidad de mi villa. Este tipo de carteles han sido vistos por todos nosotros en multitud de ocasiones con lo que ver uno más no llamaría nuestra atención y pasaría totalmente inadvertido. Y en esto entra esta campaña.
    ¿Que los toros son parte de nuestra cultura? Pues hombre, tendríamos que ser muy ignorantes si porque no nos gustara dijésemos que no es parte de nuestra cultura, aunque no se esté de acuerdo y aunque creamos o queramos que desaparezca en el futuro.
    Lo que veo que lo que han intentado con esta campaña, a parte de no hacer una mas de las miles de campañas iguales, es equipararlo con personajes cuyas labores la sociedad no discute que sean de nuestra cultura como por ejemplo Goya, Picasso o Dalí y sus pinturas o García Lorca y sus textos. Creo que se han apoyado en ellos para decir algo como “Esta gente y su obra giran en torno a la tauromaquia y son respetados e identificados como iconos de la cultura y sus obras sobre los toros son de muchísimo valor, ¿por qué si ellos quisieron reflejar la cultura a nosotros no se nos deja?”
    ¿Modo reivindicativo a la vez que una forma diferente de llamar la atención? Puede ser, lo cierto es que lo han conseguido ya que han sido censurados en varias ocasiones y, ¿que hay más interesante que lo prohibido?

  22. Yo creo que lo que se pretende en esta campaña es elevar la tradición de los toros a la categoría del arte español, y se consigue de este modo: rindiendo homenaje a los grandes artistas españoles que en algún momento de su carrera incluyeron la tauromaquia en sus obras. También es una forma de romper con los esquemas el echo de pintarles esos adjetivos que en teoría los define y crear unos hashtags, pero que yo no le encuentro el atractivo ni entiendo el que se pretende dar a entender con esto. Me quedo bastante indiferente delante de esta campaña, quizás porqué también influye la opinión que tengo sobre este tema. De todos modos, creo que es lo que se pretende: intentar cambiar la opinión que tiene la gente sobre la tauromaquia, pero si el objetivo es ese, no creo que se haya logrado.

  23. Lo primero que me llama la atención, es el paso de el típico cartelillo que informa de qué toreros van a ir a X feria, a autenticas campañas publicitarias. Que, además de fotografías y carteles que invadirán la ciudad de Zaragoza, también irán acompañadas de varios spots y hasta un making off. Más que publicitar corridas de toros, parecen campañas de moda, con sus fashion films y sus carteles para las paradas de buses, como las campañas de EL Corte Inglés.

    Una vez más, vemos como se utiliza la publicidad para intentar llegar al público a través de las emociones. Pero, ¿por qué hacer una campaña publicitaria? ¿Qué nos quieren vender? ¿A quién quieren convencer?

    En este caso, reivindican los valores universales de la tauromaquia, mostrándola como si fuera un arte, y además, inspirándose en artistas como Salvador Dalí ya que son artistas admirados, para reclamar respeto hacia los que practican y siguen esta actividad.

    Destacan las palabras respeto, libertad, honestidad… No se si con esta campaña pretendían pedir respeto, cambiar la opinión de la gente, mostrarlo como un arte…
    Lo veo como un intento de cambio de imagen, un intento de cambio de la percepción que tiene mucha gente respecto a la tauromaquia. Cambiar la percepción de la gente de algo conservador, antiguo, algunos los llaman tradición, cultura…
    El uso de “hashtags” en las fotografías creo que se utiliza para dar un “toque” moderno, aunque siguiendo con los valores de siempre. (m̶a̶t̶a̶r̶ ̶a̶ ̶u̶n̶ ̶a̶n̶i̶m̶a̶l̶)

    Para terminar, en la última fotografía del artículo de El Mundo, pone “No nos quitarán la libertad, la libertad de elección que al final es lo que nos hace ser lo que somos. Sin Libertad nada tendría sentido en esta sociedad”. Esta frase no ha podido evitar recordarme esta viñeta: http://blog.pacma.es/wp-content/uploads/2012/06/respeto-al-toro-.jpg

  24. Se trata de desviar la atención. Intentar mostrar a la gente que la tauromaquia es algo elegante y atractivo. Le dan muchos adjetivos. Quizás lo consigan y cale en alguna gente, pero luego lo que es el espectáculo es algo totalmente distinto. Ocurre a muchos extranjeros que vienen a España y deciden ir a una corrida de toros. En su mente tienen ideas parecidas a la de estos anuncios por cosas que han oído y quieren acercarse a ver esta tradición española. Luego a muchos les ocurre que se quedan aterrorizados de la barbarie y le puede ocurrir también a cualquiera que no sabe bien de qué trata y ve estos anuncios, porque no se esperaban que se tratase de torturar a un animal tras otro hasta la muerte.

  25. Mostrar la tauromaquia como si fuera un arte no es mala estrategia para desviar la atención e intentar acercarla a la gente como algo atractivo, el arte del respeto, de la honestidad, de la elegancia…
    Pero esto no quita que cuando la gente se acerque a la tauromaquia vea en ella la barbarie y la tortura que supone. Entonces, no sería mejor evitar este tipo de campañas y hacer el menos ruido posible con el tema de la tauromaquia? No creo que sean para nada efectivas las campañas como esta. A no ser que lo que pretendan realmente sea crear más polémica. Si es así, funciona!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s